domingo, 14 de febrero de 2010

Lunes, 8-2-10

¡Hola a todos! Una semana más estamos aquí para relataros qué ocurrió en la pasada clase de PI, en la cual seguimos tratando con el tema en el que estará centrado este trimestre: la Universidad.

Lo primero que hicimos en la clase pasada fue tratar el tema de Haití, ya que vamos a colaborar con los damnificados del terremoto mediante la donación de algo de nuestro dinero y así poder ayudar a la restauración de un país asolado por el desastre y la muerte.

Tras ello, pasamos a ver nuestra actuación en el programa de Canal 2 Andalucía "El club de las ideas". Como ya se comentó hace unos meses, allá por diciembre vinieron a nuestro instituto unos reporteros del mismo para grabarnos a algunos de nosotros en un pequeño reportaje en el cual hablamos sobre nuestro instituto y nuestro pueblo, que fue emitido hace unos días en dicho programa y donde salimos haciendo nuestros pinitos televisivos.

A continuación, pasamos a ver tres powerpoints. El primero de ellos trataba sobre "aprender a ser felices con nuestro trabajo", ya que en él se mostraban una serie de fotos de trabajos bastante comprometidos y "arriesgados", como trabajar en una alcantarilla o haciéndole una "inspección" a un elefante, para que así dejemos de "quejarnos" de nuestro trabajo.

El segundo Powerpoint trataba sobre el tema de la felicidad. En él, vemos como muy a menudo, las personas vamos aplazando nuestra meta de "encontrar" la felicidad para momentos posteriores de nuestra vida, hasta que nos damos cuenta y vemos que nuestra vida prácticamente se ha acabado... y es que la felicidad es un camino que se debe seguir día a día, y no una meta a alcanzar.

Por último, el tercer Powerpoint que vimos trataba con un tono bastante humorístico pero real la diferencia en cuanto a importancia de algunos trabajos, como el de médico y el de mecánico.

Finalmente, al final de la clase vimos un par de vídeos. Uno de ellos era sobre la Universidad de Navarra, en la cual se nos mostraba información sobre la misma así como opiniones de los alumnos que se encontraban dentro de ella desde un punto de vista bastante subjetivo. A continuación, vimos un vídeo llamada "Wear Sunscreen" ("Ponte crema solar", sobre el cual debemos mostrar nuestra opinión y lo que nos transmite en la entrada de esta semana. En el vídeo se recoge, en forma de canción que se hizo a partir del mismo, un discurso de Teresa Schmich en una columna del periódico estadounidense "Chicago Tribune", el cual va dirigido a todos aquellso estudiando que se van a graduar en la universidad. La letra de la canción es la siguiente:

"Señores y señoras, usen protector solar. Si pudiera ofrecerles sólo un consejo para el futuro, sería éste: Usen protector solar.
Los científicos han comprobado sus beneficios a largo plazo mientras que los consejos que les voy a dar, no tienen ninguna base fiable y se basan únicamente en mi propia experiencia. He aquí mis consejos:

Disfruta de la fuerza y belleza de tu juventud.
No me hagas caso. Nunca entenderás la fuerza y belleza de tu juventud hasta que no se haya marchitado.

Pero créeme, dentro de veinte años, cuando en fotos te veas a ti mismo comprenderás, de una forma que no puedes comprender ahora, cuántas posibilidades tenías ante ti y lo guapo que eras en realidad.

No estás tan gordo como imaginas.

No te preocupes por el futuro. O preocúpate sabiendo que preocuparse es tan efectivo como tratar de resolver una ecuación de álgebra masticando chicle.

Lo que sí es cierto es que los problemas que realmente tienen importancia en la vida son aquellos que nunca pasaron por tu mente, de ésos que te sorprenden a las 4 de la tarde de un martes cualquiera.

Todos los días haz algo a lo que temas. Canta.

No juegues con los sentimientos de los demás. No toleres que la gente juegue con los tuyos.

Relájate. No pierdas el tiempo sintiendo celos. A veces se gana y a veces se pierde.

La competencia es larga y, al final, sólo compites contra ti mismo.

Recuerda los elogios que recibas. Olvida los insultos (pero si consigues hacerlo, dime cómo hacerlo).

Guarda tus cartas de amor. Tira las cartas del banco. Estírate. No te sientas culpable si no sabes muy bien qué quieres de la vida.

Las personas más interesantes que he conocido no sabían qué hacer con su vida cuando tenían 22 años. Es más, algunas de las personas que conozco tampoco lo sabían a los 40.

Toma mucho calcio. Cuida tus rodillas sentirás la falta que te hacen cuando te fallen.

Quizá te cases, quizá no. Quizá tengas hijos, quizá no. Quizá te divorcies a los 40, quizá no.

Quizá bailes el vals en tu 75 aniversario de bodas. Hagas lo que hagas no te enorgullezcas ni te critiques demasiado. Optarás por una cosa u otra, como todos los demás.

Disfruta de tu cuerpo. Aprovéchalo de todas las formas que puedas.

No tengas miedo ni te preocupes por lo que piensen los demás porque es el mejor instrumento que jamás tendrás.

Baila, aunque tengas que hacerlo en el salón de tu casa.

Lee las instrucciones aunque no las sigas. No leas revistas de belleza pues para lo único que sirven es para hacerte sentir feo.

Aprende a entender a tus padres. Será tarde cuando ellos ya no estén.

Llévate bien con tus hermanos. Son el mejor vínculo con tu pasado y, probablemente, serán los que te acompañen en el futuro.

Entiende que los amigos vienen y se van pero hay un puñado de ellos que debes conservar con mucho cariño.

Esfuérzate por no desvincularte de algunos lugares y costumbres porque, cuando pase el tiempo, más los necesitarás.

Vive en una ciudad alguna vez pero múdate antes de que te endurezcas.

Vive en un pueblo alguna vez pero múdate antes de que te ablandes.

Viaja. Acepta algunas verdades ineludibles: los precios siempre subirán, los políticos siempre mentirán y tú también envejecerás.

Y, cuando seas viejo, añorarás los tiempos en que eras joven: los precios eran razonables, los políticos eran honestos y los niños respetaban a los mayores.

Respeta a los mayores. No esperes que nadie te mantenga pues tal vez recibas una herencia o, tal vez te cases con alguien rico pero, nunca sabrás cuánto durará.

No te hagas demasiadas cosas en el pelo porque cuando tengas 40 años parecerá el de alguien de 85.

Sé cauto con los consejos que recibes y ten paciencia con quienes te los dan. Los consejos son una forma de nostalgia.

Dar consejos es una forma de sacar el pasado del cubo de la basura, limpiarlo, ocultar las partes feas y reciclarlo dándole más valor del que tiene.
Pero hazme caso en lo del protector solar."


----------------------------------------

La primera sensación que te entra, o al menos sentí yo, cuando vi el vídeo y asimilé más o menos todo lo que dice, es imposible de explicar, ya que en el vídeo se recoge de manera magistral las que quizás son aquellas preocupaciones que en un determinado momento u otro de nuestra vida todos hemos tenido, y sobre las cuales llegamos incluso a tener “miedo”.

¿Por qué el título del vídeo? En un principio, el vídeo comienza con un consejo bastante “raro”: debemos usar protector solar para protegernos ya que está comprobado científicamente que puede proteger nuestra piel. Sin embargo, ¿qué tienes que ver esto con el discurso y consejos tan emotivos que se introducen posteriormente? Muy sencillo: hay algunas cosas a lo largo de nuestra vida de las cuales podemos protegernos y “evitarlas”, cambiarla de una manera u otra en función de cómo actuemos para modificarlo, nosotros somos lo que lo controlamos: podemos decidir en qué trabajar, qué estudiar, dónde vivir, conservar más o menos nuestro físico, tenerlo de una manera u otra, conseguir que una chica de fije en ti, conservar a unos amigos u otros… sin embargo, hay algo que se extrae de todas estas experiencias “superficiales”, y es la madurez y el crecimiento como persona a partir de una serie de sentimiento y experiencias que son las que marcan nuestra vida y la hacen especial, diferente y única.

A medida que nos vamos haciendo adultos, vamos viviendo una serie de experiencias y sentimientos nuevos a todo lo que habíamos vivido antes y que son los que confeccionan nuestra vida y forma de ser, y son dichos momentos los que nos enseñan y los que nos “aconsejan” sobre lo que de verdad es importante o merece o no la pena: somos nosotros mismos los que debemos enseñarnos a partir de lo que vivimos, un punto clave de nuestra madurez es la “autoenseñanza”, ya que nuestra propia vida es la que nos va a hacer vivir, metafóricamente hablando.

Para madurar y aprender a vivir hay que comenzar desde los cimientos, como con cualquier “construcción” de cualquier tipo, y esos cimientos en nuestra vida son las vivencias de nuestra juventud. El principal consejo que se puede extraer de la canción y quizás una de las mayores verdades que escucharemos en nuestra vida es que tenemos que disfrutar de nuestra juventud, ya que ella es, como he comentado, el cimiento de nuestra madurez y experiencia: en la juventud nos formamos como personas, crecemos y nos encontramos con nosotros mismos y con nuestra verdadera forma de ser… en definitiva, la juventud es como el material a partir del cual se moldea la escultura, siendo el escultor todas las experiencias que vivimos dentro de ella.

Y es que, si no aprovechamos lo que nos ofrece esta maravillosa y única etapa de nuestra vida, donde aún somos unos “locos”, no vamos a poder seguir con la construcción de los posteriores pisos de la casa, los cuales deben basarse en dichas primeras experiencias. Cuando somos adultos, ahora simplemente nos toca terminar por esculpir dicha escultura que constituye nuestra madurez y forma de ser, tiempo en el cual nos iremos dando cuenta de los consejos que se relatan a lo largo del vídeo: nos daremos cuenta de lo maravilloso que era el mundo cuando éramos jóvenes, conoceremos quiénes han sido nuestros verdaderos amigos, respetaremos a las personas mayores y entre otras muchas cosas, empezaremos a valorar de verdad a nuestros padres, aquellos “petardos pesados” que no hacían más que “darnos consejos y mandar en nuestras vidas”, pero que en realidad lo único que han querido siempre es llevarnos por el camino correcto y preocuparse por alcanzar el triunfo y el éxito en la vida.

A pesar de todos estos consejos, estas “instrucciones” y todo lo dicho en el vídeo, creo que lo que se puede extraer del mismo, a pesar de que sea paradójico, es que debemos vivir nuestra vida por nosotros mismos y sin seguir lo que nos indique nada ni nadie: nuestro mayor maestro a lo largo de este camino llamado vida no somos otros sino nosotros mismos, son las experiencias y momentos que nosotros mismos creamos y vivimos lo que nos configuran como personas y nos hacen llegar cada vez más cerca de esa madurez como persona que lleva al éxito y el triunfo, al ver la vida como algo que hay que aprovechar cada momento y aprender de todas y cada unas de las cosas que nos brinda día a día: la vida es demasiado bonita como para “pasar” de ella y no pararnos a disfrutar de todo lo que nos puede ofrecer.

No dejéis de visitarnos, la próxima semana más ;)

¡Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario