domingo, 24 de enero de 2010

Lunes, 18-01-10

¡Hola a todos! Una semana más, estamos aquí para comentaros lo que ocurrió en la clase de PI del lunes pasado. Como ya se pudo leer en la entrada pasada, hemos comenzado el 2º trimestre y con ello, un nuevo tema sobre el que trabajar de aquí a final de curso ya: la Universidad, sobre la cual tendremos que hacer un trabajo en grupo que deberemos presentar a final de curso.
Relativo a este trabajo, lo primero que hizo Miguel el lunes pasado fue entregarnos un folleto sobre un programa de alojamiento con personas mayores, llevado a cabo a través de la UCA. Con este programa, lo que se pretende es alojar a un alumno en casa de algún mayor que viva solo y así proporcionarle compañía, a la vez que se le proporciona alojamiento y una nueva experiencia al alumno.

Tras ello y desconectando un poco del tema, Miguel nos estuvo hablando sobre el terremoto de Haití, el cual ha provocado una auténtica masacre en el país americano. Con miles de muertos, montones de edificios totalmente destruidos y un país totalmente roto y destrozado (el más pobre de América), cualquier ayuda es necesaria, y por ello Miguel nos propuso que colaborásemos con la causa. Así, cada uno podrá donar una cierta cantidad de dinero que posteriormente, reuniendo todas las donaciones de la clase, irán a parar a una cuenta de alguna organización de ayuda en Haití, pudiendo así colaborar con la causa.

A continuación y retomando el tema de la Universidad y la educación, Miguel nos puso un PowerPoint sobre como funcionaba la educación en Finlandia, para que viésemos la diferencia entre esta y la de España: para Finlandia, un país pequeño y no precisamente una potencia mundial, la educación es el punto clave de su desarrollo, y es por ello por lo que dedican gran parte de su economía y sus esfuerzos en ella, preparando a sus habitantes con un nivel cultural y de madurez que posteriormente es la base de un país ejemplar.

Una vez visto el PowerPoint, Miguel nos comentó que lo que quedaba de clase lo dedicaríamos a escuchar tres intervenciones distintos, de tres personas diferentes, que hablarían sobre el Plan Bolonia desde un punto de vista u otro. Nuestro trabajo de esta semana consiste en sintetizar y explicar lo que decían cada una de estas personas en sus intervenciones, y eso es lo que tenéis a continuación:


Cándida Martínez

La intervención de la ex consejera de educación de Andalucía del PSOE puede resumirse como “Bolonia, lo que la educación necesitaba”, y es que para Cándida, Bolonia es el cambio que la educación estaba esperando, un cambio más allá de lo positivo… y es esa excesiva “positividad” y halagos hacia Bolonia lo que hace que su intervención se parezca más a un “lavacocos” para aceptar Bolonia más que presentar lo que realmente es este plan, con sus pros y contras. Según explica Cándida, Bolonia significa integrar a España en la “Europa del conocimiento”, ya que los estudios se reconocerán por igual en todos los países europeos, lo que dará lugar a una mayor posibilidad de trabajo y a un mayor número de oportunidades debido al incremento de jóvenes estudiando en otros países, con un mayor intercambio y movilidad.

Para permitir estos estudios en el extranjero y el aumento de posibilidades, Cándida comenta que se aumentarán la cantidad y las cuantías de las becas, siendo igual para todos los jóvenes independientemente de su situación económica y otros factores. Así, gracias al incremento de becas, Cándida intenta “justificar” los nuevos másters, que se podrán hacer “opcionalmente” (quien no lo haga tiene todas las de perder a la hora de enfrentarse a uno que sí lo tenga) y que, supuestamente, tendrán un precio público y que podrán pagarse con dichas becas, ahora bien… ¿quién determina lo que es un precio público o no? ¿Es seguro que la beca pueda pagarme íntegramente el máster?

Respecto al discutido tema de la privatización de la Universidad, Cándida explica que “no se lleva a cabo privatización alguna”, sino que lo único que se intenta es aumentar las relaciones de la Universidad con el exterior y con el entorno social, para así mejorar la economía de la misma y otros aspectos, se intenta “socializar” a la Universidad… en resumen, Cándida intenta explicar la privatización desde otro punto de vista intentando darle la vuelta al asunto, pero está claro que la privatización y la inmersión de las empresas en las universidades se llevará a cabo, quedando parte del control de estas bajo ciertas empresas que son las que impondrán que carreras deben “evolucionar” o dedicarles más tiempo o no.

Por último, Cándida intenta sentar las bases de Bolonia afirmando que las Universidades, así como todos sus integrantes, e incluso el gobierno, están implicados al 100% con el plan y su desarrollo, ya que se trata de “un reto colectivo para avanzar”… ¿y no dice nada sobre la gran cantidad de facultades que están en contra del plan y las muchas manifestaciones que ha habido en contra del mismo?


Decano facultad de Vigo

En las antípodas de lo explicado y expuesto por Cándida, encontramos la intervención del decano de una de las facultades de Vigo, el cual expone su postura diciendo que “Bolonia no es más que un gran timo”, pasando a explicar todos esos contras que Cándida “pasa por alto” en su declaración. Según explica el decano, Bolonia no tiene otro objetivo sino “entretener” a los estudiantes y tenerlos ocupados.

Para explicar su postura, el decano comienza explicando que hoy día, y aún más con Bolonia, los títulos universitarios no tienen sentido ninguno, no son más que un papel y han perdido la valía que tenían anteriormente como “reconocimiento de méritos”. Y es que con Bolonia, nos van a hacer estar estudiando primero 4 años para conseguir un título que todo el mundo tendrá y podrá sacarse, que “no servirá para nada”, para luego inventarse un máster de 2 años que supuestamente servirá para diferencias a los titulados… o sea, aquel que quiera competir mínimamente por un puesto de trabajo, deberá estar estudiando 6 años una asignatura que antes a lo mejor sería de 3 o 5.

Y es que, según explica el decano, anteriormente una licenciatura suponía el conseguir 300 créditos, a 10 horas cada créditos, dando un total de 3000 horas de estudio. Según expone Bolonia, el grado (4 años) supondrá muchas menos horas de trabajo y estudio, así como menos créditos, 124 para ser más exactos… pero cada uno de estos créditos equivaldrá a 25 horas de trabajo, de las cuales la mitad deben ser presenciales (asistir a clase sí o sí), dando un total de… las mismas 3000 horas de antes, siendo la mitad de ellas como ya se ha dicho presenciales, lo que dará lugar a que muchos estudiantes no puedan compaginar estudio y trabajo, necesario para muchos que deban sacarse y pagar la carrera por sí mismos… en resumen, nos van a tener “controlados” como en la ESO, debiendo asistir a clases que incluso ni tengan importancia y que podrían ser aprovechadas en otras asignaturas más importantes y relevantes.

Como conclusión, el decano explica que, en pocas palabras, “nos van a meter más años de carrera, más horas de estudio, trabajo y clases presenciales para luego acabar de la misma manera: en el paro”.


Representante Universidad de Navarra

La última intervención fue llevada a cabo por el director del servicio de innovación educativa de la Universidad de Navarra. En esta ocasión, podemos ver como el director trata Bolonia desde un punto de vista mucho más imparcial, sin inclinarse hacia ninguna postura y tratándolo desde un punto de vista más técnico y esquemático.

Así, el director resume Bolonia como “la igualdad, armonía y equilibrio en los estudios universitarios dentro de toda Europa”. Esto se llevará a cabo ya que el título de grado (4 años) tendrá el mismo valor y duración en todas las carreras de Europa, así como el posterior máster (2 años y se considerará un título oficial), que podrá ser seguido por una tesis doctoral como último punto de la carrera. Además, el sistema de “medida” usado será el mismo en toda Europa: los CTS o créditos europeos, que equivaldrán a entre 25 y 30 horas de trabajo.

Según explica el director, Bolonia se centra principalmente en la educación del estudiante en sí y en su propia autonomía y responsabilidad a la hora de estudiar, trabajar, asistir a clase y aprobar por sí mismo. Además, Bolonia está centrado en mejorar las metodologías actuales y cambiar la concepción de universidad, que se establece como un espacio de educación para todos por igual, para todos los habitantes europeos.

En resumen, podemos ver como el plan Bolonia se puede abordar de tres maneras completamente diferentes, pero sólo la “combinación” de las tres es lo que hace posible verlo como realmente es: un cambio en la educación con sus puntos buenos y sus puntos malos, ni tanto ni tan poco. Bolonia ha causado y sigue causando mucha controversia, y raramente se puede encontrar una postura media entre el estar completamente de acuerdo con él, o completamente en contra. Por suerte o por desgracia, seremos nosotros, que entraremos el año que viene en la Universidad, los que viviremos por nosotros mismos lo que realmente es y si nos posicionamos de una parte, o en la otra por el contrario.

No dejéis de visitarnos, la próxima semana, más ;)

¡Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario